sábado, 20 de mayo de 2017

Palpitaciones perennes


El rastro del amanecer  y sus huellas indelebles,
En el celaje que disemina las voces en bastos recuerdos,
Ritmo circadiano, orquídeas que   no duermen,
Serenidad extraviada en montículos fecundos,
Tiznados de corinto,  resquicio en lo  profundo,
Resguardo de antaño, de amor en contracciones,
Atavío de frases expuestas al azar,  holocausto de pasiones,
En marchas de silencio, palpitaciones perennes se filtran sin perfidias,
Anhelo  en el sigilo de las miradas perdidas.


domingo, 19 de febrero de 2017

01

Parece que el cúmulo de experiencia no es garantía para mejorar el entorno, se usa y se desecha fácilmente, en todos los aspectos, limitando las lucidas garantías humanistas por alcanzar una mañana solemne. Humanos que  se  forman en vitrinas  y deforman sus pesares atraídos por la esperanza de una cura a ese vacío que muy pocos se atreven a mencionar.

De todas las palabras existentes hay cuatro que residen en el hombre y cuando se unen ayudan a describir esta época: simular sin poder disimular
Al pronunciarlas, el eco las envuelve y las transforma dejando muchos rastros en su significado, algunos de estos podrían ser:
1) Formar un mundo fantasioso, desmedido para que este sea percibido, admirado y aceptado por los otros.
2) Ocultar el pasado, no dejar evidencias de las particularidades de cada hombre pues estas podrían desencajar en los parámetros de este mundo regulado.
3) Pregonar conocimiento y ser recicladores eruditos, limitados a las exigencias de un tiempo, relegados a las sombras que les permita ocupar la sociedad.
4) Aparentar y divulgar urgidos por la inmediatez, construir una vida exitosa donde se subrayan los buenos momentos para despertar la campaña jactanciosa de la "superación personal”
Cuatro palabras y significados que se dibujan en un cuadro, ansioso por ser exhibido en el húmedo cuarto de los solemnes vacíos, de la tempestad y los adornos. Este mundo no observa el dibujo sino el marco.

Así, nos vamos llenando de números y letras, siendo observados sigilosamente por el humorista del tiempo que nos aplaude (aparentemente)

domingo, 5 de febrero de 2017

Alma dilatada

La austeridad del tacto  se  ha disipado,
Voces que despiertan en  híbridos noctámbulos,
Utilería de ensueños que deambulan sin espanto,
Harpócrates alado resbala  entre saetas,
Cortinas de silencio se encuentran con grafemas,
Trenzando así la vida, atando  con su rastro,
 Las  Moiras detenidas observan ancha hebra,
Despuntan en su lapso  cascotes  anidados,
Hilos derruidos  pero no  fraccionados,
La palabra que ahora juega entre ojos se adormece,

 Mala calma en un  alma que clama que el alba no llegue. 

domingo, 22 de enero de 2017

Apartes...

Poesía desaseada, arrojada al retrete pupilente,
Poesía que se mueve entre círculos del tiempo,
Poseída por lacayos, por viajeros somnolientos,
Poseída en  voces idas, en  la boca del sediento.
Detenidos en letras, figuras y tormentos,
Detenidos con firmeza, ríos turbios de grandeza,
Reverdecen  al caído perforando su silencio
Huidas repentinas, saber sin contratiempos,
En la sombras de lo añejo se perciben los misterios,
Paralelos  de razones  diluidos  por presagios,
Signos y adagios denotando el  sentimiento,
Indeleble atardecer, hojas  que  retumban por el viento,
Pensadores amables de esta herencia  de cobardes,
Desdichada decadencia de letargos profanados,
Reproduciendo  estas olas, perdidos en aposentos.  





viernes, 23 de diciembre de 2016

LA RES PÚBLICA

En algún tiempo destinado al fracaso pero  muy oportuno para  detallar, habitaban personas de espesa barba y grandes cinturones de cuero, con hebillas   que aprisionaban  el brillo del sol que aparecía en un pueblo  dividido  en minorías  de   personas ilustradas, cuyas  manos eran sensibles  para el fino trabajo  y que también palidecían  de indiferencia  al observar que la gran mayoría de sus habitantes se encontraban en condiciones desfavorables, esos seres que en algún instante  depositaron  sus esperanzas en un frasco  de promesas que los caballeros de trajes refinados recogían puerta a puerta con un gesto sonriente, ocultando sus intenciones detrás de la corbata roja o  azul que particularmente siempre llevaban a sus encuentros  sociales.

Por otra parte, la   mayoría de los habitantes tenían la barba desaliñada, cargaban crucifijos de bronce, este elemento era el más valioso para ellos.  Sus cinturones no eran más que dos cordones atados con la fuerza de unas manos que tenían más líneas en su andar, no eran tan sensibles al trabajo delicado, poseían la dificultad de pertenecer a una raza  poco percibida  en las grandes casas culturales, sobrellevaban una vida que poco les pertenecía, por ello era tan frecuente observar el destello  en las pupilas de estos seres cuando un hombre de corbata marcada y zapatos lustrados  le llevaba un trozo de carne , invitándolo a apoyar una causa desconocida pero que sería el sustento para no morir de hambre, con esta acción  los habitantes de barba descuidada podrían alimentar esos deseos que convivían en el cuerpo de los hombres,  que despertaban el impulso  por destrozar esa carne que envolvía cada lugar de aquel pueblo relegado.
Era inevitable   escapar al  agradable  aroma de  la  carne que los señores de corbata situaban en los  doce parques que se localizaban inicialmente en este pueblo, la fragancia que   segregaban   se  filtró fácilmente por  todas las casas, traspasando esas puertas pintadas de límpido color  por las costumbres recatadas que poco a poco se iban alejando del pueblo de los parques, combinando su marcha del destierro con las manchas de las gotas de sudor que pacientemente esperaban ser mordidas por los hombres de estómagos vacíos y barbas sedientas.
Acudieron a la cita sin oscilación alguna,  estos hombres salieron de sus casas, caminando impacientemente, algunos corrían desesperados con sus pantalones caídos  cuyo principal sostén era el de  sus manos que sujetaban  los harapos. Otros, tropezaban en cada acera pues habían olvidado sus anteojos por el afán de acudir a un encuentro de cuerpos sazonados por la ambición y la lujuria.  La algarabía imperaba en esta villa calurosa,  el atardecer esculpía uno de los pocos momentos en los que se observó el revoltijo  de los hombres de espesa barba.  

De repente, uno de los hombres que se encontraba en el parque El Parapeto  observó que ninguno de sus vecinos  llevaba en su pecho el crucifijo de bronce característico en cada individuo del pueblo,  por ello  el pánico se apoderó de él y empezó a vociferar entre las multitudes que la hora del juicio final había llegado, sacudía los hombros  de  los habitantes que se encontraba a su paso pero nadie le prestaba atención a excepción de un hombre que llevaba una sucia ruana entre sus manos. Él, escuchó atentamente el raudal de palabras que el hombre atareado pronunciaba. Al finalizar,  la ruana quedó en el suelo y el único hombre que lo escuchó salió corriendo sin dejar  vestigios en su andar.

Jaime Moscoso siguió su camino recorriendo  senderos, en su rostro se evidenciaba la angustia que padecía, cuando arribó al  parque La Catapulta,  quedó  sorprendido pues se encontró  con similares acciones del parque que había dejado a su paso.  Moscoso gritaba desmesuradamente pero nadie se atrevía a oírlo, el sonido de la música lo entorpecía todo, las personas estaban embriagadas ingiriendo masato en grandes totumas.  En el espectáculo sobresalía  un grupo de mujeres vestidas uniformemente con un traje ajustado de  color carmesí combinando con sus atractivos labios.  Ellas eran las encargadas  de entregar la carne con la  condición que todo hombre antes de engullirla  debía entregar un voto a unos pocos señores de barba y corbata,   después;  lavar sus  manos cuidadosamente para que no quedaran indicios de la condensada tinta que había salpicado los dedos de esos hombres.
Moscoso no logró  percatar a nadie, tan solo un hombre elegante se le acercó y le ofreció una bebida poco conocida afirmando que ese líquido era  consumido por los dioses y le ayudaría a mitigar ese amargo momento que atravesaba.  Jaime, mirándolo  fijamente aceptó dicha bebida y en pocos minutos empezó a olvidarse del desastre que había profesado. Combinándose  entre la gente, con su pantalón orinado empezó a sonreír y caminar de lado a lado perdiendo el equilibrio de su cuerpo, se posó al frente de una casa de madera dejando que la bebida lo arrullara en profundos sueños, dos horas pasaron y dos señores de corbata y zapatos lustrados levantaron a Moscoso, uno de ellos, vigilaba  minuciosamente a su alrededor con el fin de que no hubiesen espectadores a su paso para que en seguida pudiesen arrojar el cuerpo del charlatán en  un profundo pozo. Así lo hicieron,  teniendo  la seguridad de que ningún otro hombre se enteraría de las revelaciones que este individuo llegó a pronunciar.

La madrugada con el paso de las horas dejaba a todos los hombres de barba intoxicados por la carne que habían consumado, eran visibles algunas marcas de sangre en sus vestidos gastados, también; el vómito  hacía parte de este evento, se mezclaba con algunos trozos de carne podrida que se veían en cada esquina. La vida se había pringado en este pueblo, mares de orina, vómito y sangre fueron el banquete de carroña que había arribado al  pueblo.  Quedaron pocos hombres de barba y corbata presenciando este espectáculo de los doce parques de la res pública  ocultando sus ojos  detrás de unos lentes oscuros. Se alejaron silenciosamente ocultando su dicha,  la sonrisa estaba reservada para futuros encuentros con los hombres  barba descuidada.  
Dos ojos quedaron expectantes,  desde un abandonado tejado cubierto por cañizo un hombre se escapó de esta proliferación de jadeos, rasurando su barba con una navaja se limitaba a observar cómo los hombres eran devorados por grupos de buitres que punzaban su carne,  los intestinos eran disputados por estos animales de enormes alas que no tardaron en multiplicarse.




sábado, 17 de diciembre de 2016

Anaquel de recuerdos




Y en esa pequeña mancha, Juan Estrada se despertaba buscando en los cajones de su armario un juego de sábanas, otra vez su cama mojada y su hija seguía llorando. Los minutos transcurrían y la nana de Teresa preparaba el desayuno, la luz del sol aparecía y con ella el fiel arrullo en la mirada de la niña que muy pronto se dormía.  

En la mente del joven Estrada  el lema de un gran papá estaba sujeto a la ausencia pues su esposa ya estaba enterrada, víctima de un parto, el dolor punzante de las sombras que rodeaban la sala de urgencias del hospital de San Pedro.

El tiempo transcurría y Teresa balbuceaba entre noches de insomnio de un papá que allanaba en  sus bolsillos del gabán un poco de cigarrillos, ojeras y alcohol eran la constante llamarada de un cuerpo que no despertaba emociones tras evocar sus infortunios. En más de diez noches se preguntó si quizás sus comportamientos eran rasgos de imitación de su papá, un hombre de barba canosa que  constantemente se le veía borracho y que él recordaba perfectamente, su mamá; una la linda hetaira  que recorría las calles en busca del sustento para su hijo Juan Estrada Cardozo.

Volviendo a su presente, los ojos retomaron su dirección,  con la mirada de la luna impactando el rostro de Teresa, la palabra se manifestaba, en  esa húmeda habitación, el sonido de: “pa,ma”  despertó a este Padre prematuro, muchos signos de alegría empezaron a invadir el entorno. No eran lágrimas, era la sonrisa plateada que se inmortalizó en los días de Juan y en la unión de las palabras, ese eclipse de formas que cada padre admiraba, ya no había memoria para los malos momentos.

Los meses pasaron convertidos en años, las manchas se fueron hasta aquella mañana que la niña Teresa corrió entre las calles buscando a su abuela, el tiempo se agotó, un autobús intento frenar pero no lo logró,  gritos de dolor se apoderaron de la escena, una tragedia que en un sol caluroso se estremecía. Muerte en la acera, amor cortado y resignación, solo recuerdos de aquellas frases e idilios.



…el mejor despertar para  Juan Estrada Cardozo que corriendo hacia la última habitación del pasillo de su casa, abraza a su hija Teresa.   

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Fotografía de una mosca en el reloj de madera

La manzana roja volvió a su canasta, brilla, brilla intensamente apocando a las verdes
De repente,  una anciana colorada las arroja con furia a las baldosas descuidadas,
Arruinando  su brillo, provocando fisuras, el líquido dulce se esparce lentamente
Varias moscas se amontonan deseosas, lavando sus patas como un majo ritual,
Celebran el banquete y recorren los cuartos proporcionando rastros de la fruta que
tranquilamente se iba destruyendo.


Fotografías en exceso, adornos y decoraciones que parecen necesarios,
¿Querer moldear un cuerpo con la figura de lo opuesto?
Esqueletos andantes, glorias sin luz  y sin sombra, hoy se observan en pasajes,
Premura  de respuestas llamando a la inmediatez, intercambios de siglos en segundos,
Rostros alados, espíritus cerrados, manifiesto de agonías que convidan sin potencia,
Indicando hacía el mañana hecatombes en destierros, el abecedario  de mentiras
Permanecerá en la vida de todo aquel que lo quiera reiterar.


Es el reloj de madera que en su lento vaivén oculta el peso de unas huellas,
En la envoltura de chocolates exquisitos, derruidos por  efectos del tiempo,
Negando su destino a bocas hambrientas, ansiosas por mitigar el suplicio,
Y el cabello lentamente va cayendo,  dejando rastros de lo añejo,
De los lugares transitados, luces de vehículos en la autopista irradiaron las noches
Acompañadas de faroles imponentes que se observan a distancia,
Así somos los hombres, eternos  observadores  discrepados,  con brillos homólogos
Que se funden en la ambición por competir y derrotar, deseo eterno y congelado
En la mente del llamado progresista, ser supremo, sol en el desierto.